Compatibilidad del entrenamiento de fuerza y resistencia.

Lo primero de todo que debemos de analizar es, si el deporte que practicas o a la prueba a la que te vas a preparar (marathón, trail de montaña, contrareloj ciclista, 1500 de atletismo, 800 mts estilos natación…) está relacionada con los entrenamiento que realizas.

[info]Voy a correr por el parque, y veo gente haciendo series de velocidad o cambios de ritmo para prepararse maratones o ultras de más de 100km. ¿ Es del todo correcto esto? ¿Existe transferencia positiva? ¿Correr rápido beneficia a correr lento?.[/info]

Las respuestas nos las van a determinar tu rendimiento, pero a priori, y según las leyes de la fisiología y las teorías del entrenamiento, un entrenamiento de fuerza explosiva (velocidad de desplazamiento), o de fuerza  máxima (squats con carga, prensa cuádricep…), puede confundir a tus fibras musculares transformando su metabolismo (reducción de la densidad mitocondrial, reducción de enzimas oxidativos, aumento de los enzimas glucolíticos…) y obteniendo así un rendimiento menor.

crossfit-534615

El entrenamiento de Fuerza y Resistencia tiene muchas posibilidades de producir una mutua transferencia negativa o interferencia entre ambas capacidades. Dado que existen muchas especialidades deportivas que exigen alcanzar un desarrollo elevado de cada una de ellas, y que en muchos otros casos la mejora de la fuerza es positiva para el rendimiento en pruebas de resistencia, es necesario que el entrenamiento de ambas se organice de manera que el beneficio que pueda aportar la fuerza al rendimiento de la resistencia sea el máximo y que la interferencia se reduzca al mínimo (Gonzalez Badillo y Ribas Serna, 2002).

Deja un comentario